5

MÓDULO 6

¿CÓMO SE CONTROLA LA RESPUESTA AL TRATAMIENTO?

6.1 Controlar la respuesta al tratamiento

Existen 3 pruebas que su médico debe realizar durante las visitas de control para asegurarse de que la respuesta al tratamiento está en línea con los objetivos planteados.

6.2 Respuesta hematológica

La respuesta hematológica es el primer objetivo del tratamiento.

Para la evaluación de esta respuesta es necesario realizar un análisis de sangre, el cual permite comprobar que el número de glóbulos blancos, glóbulos rojos y plaquetas sea normal.

Se aconseja realizar el análisis:

6.3 Respuesta citogenética

La respuesta citogenética mide el número de cromosomas Filadelfia que hay en la médula ósea. Para la evaluación de esta respuesta es necesario analizar una muestra de células de la médula ósea, que permite comprobar que la proporción de células con cromosoma Filadelfia disminuye con el tratamiento.

Se aconseja realizar el análisis:

  • Al inicio del tratamiento.
  • Cada 6 meses desde el inicio del tratamiento.
  • Una vez alcanzada la respuesta citogenética completa (no se detectan cromosomas Filadelfia en las células de la médula ósea), el análisis citogenético sólo se realizará 1 vez al año, excepto si no se realiza una monitorización molecular o si aparecen cambios inexplicados en la enfermedad.

6.4 Respuesta molecular

La respuesta molecular mide la cantidad (reducción) de genes BCR-ABL causantes de la LMC que no pueden ser detectados con el resto de pruebas.

Es la forma más profunda de medir cómo el tratamiento controla la enfermedad, ya que el nivel de BCR-ABL se correlaciona con la evolución de la enfermedad. El objetivo es que esta reducción sea lo más rápida y profunda posible, se considera una respuesta óptima al tratamiento:

  • Respuesta molecular a los 3 meses: reducción de BCR-ABL ≤10%.
  • Respuesta molecular a los 6 meses: reducción de BCR-ABL ≤1%.
  • Respuesta molecular a los 12 meses: reducción de BCR-ABL ≤0,1%.

Cuando la cifra de BCR-ABL se reduce hasta cierto nivel (menos de 1 en 10.000 copias BCR-ABL ó menos de 1 en 32.000 copias BCR-ABL) se alcanza la Respuesta Molecular 4 (RM4) ó 4,5 (RM4,5), lo que indica que la enfermedad no es detectable.

Para la evaluación de esta respuesta es necesario realizar un análisis de sangre específico que permite medir el oncogén BCR-ABL (llamado prueba de la PCR).

Se aconseja realizar el análisis:

  • Cada 3 meses desde el inicio del tratamiento y de manera continuada.

Talpaz M and DeAngelo D, Chronic Myelogenous Leukemia, an Issue of Hematology/Oncology Clinics of North America, Saunders (Verlag) 2011.
Aster JC, Pozdnyakova O and Kutok JL, Hematopathology, Elsevier/Saunders, 2013.

5
7
1610044543
*Esta web va dirigida a un público local